Sector farmacéutico público y privado compartieron ideas y miradas sobre la implementación de la Ley de Fármacos II

Cámara Nacional de Laboratorios | 11/12/2020

Gran éxito de asistencia y participación de representantes del sector farmacéutico privado y público de Chile, asociaciones de pacientes, académicos y ciudadanía en general tuvo el conversatorio virtual “Ley de Fármacos II: Miradas para su Implementación”. La actividad fue organizada por la Cámara Nacional de Laboratorios junto a la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile, cuyo fin último fue compartir distintas miradas sobre cómo lograremos mejorar el acceso de los pacientes a medicamentos de calidad en el marco de esta normativa que se discute en el Congreso.

En la ocasión el decano de la Facultad mencionada, Arturo Squella, dio la bienvenida a los asistentes y mencionó que este Conversatorio, “Nos saca de manera directa de la contingencia viral y nos lleva a la discusión de esta ley que está en proceso de promulgación y que busca fomentar la presencia en el mercado de medicamentos genéricos intercambiables a un valor justo, mejorando así el acceso de los pacientes a tratamientos de calidad, entre los cuales puede estar, obviamente, la terapia contra el Covid19”.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Laboratorios, Vicente Astorga, se dirigió a los asistentes, destacando el rol de la entidad gremial “Nuestro rol es visibilizar escenarios, aportar al diseño e implementación y construir espacios colaborativos entre todos los actores del sector para contribuir a las políticas públicas de salud”.

Agregó que los laboratorios nacionales instalados en Chile tienen una fuerte convicción con el desarrollo del país y su salud. “Creemos firmemente que tener independencia sanitaria es un valor estratégico para el país. Lo que se traduce en medicamentos hechos en Chile y en el desarrollo de capital humano local altamente calificado para la investigación y desarrollo”.

Este encuentro generó la asistencia de más de 280 personas que se unieron vía zoom y facebook live de la facultad y hubo numerosas preguntas a los relatores. La iniciativa se enmarcó en el Convenio de Cooperación Institucional entre ambas entidades.

Resumen de las presentaciones:

El primer expositor fue el Director (s) del ISP, Heriberto García, quien se refirió al trabajo que ha realizado este servicio para dar cumplimiento a los plazos de los Decretos de exigencia de bioequivalencia durante esta pandemia, puntualizando que “esto significa que el porcentaje de medicamentos bioequivalentes registrados va en aumento”.  Destacó además la implementación del Decreto N°65/20, que permite facilitar el registro de medicamentos bioequivalentes a aquellos ya certificados como bioequivalentes por otras Agencias Reguladoras de Alta Vigilancia, “la tendencia debería ser hacia un aumento de registros simplificados bioequivalentes, permitiendo un mayor acceso a la población”, manifestó el director.

En otro orden de ideas, Antonio Morris de la Facultad precisó que el proyecto de ley Fármacos II introducirá en el sector farmacéutico profundos cambios, y que tiene como uno de sus ejes principales mejorar el acceso a medicamentos de calidad seguros, eficaces y a precio razonable. “No cabe duda de que su implementación representará un tremendo desafío y esfuerzo, donde será relevante el proceso de elaboración de las políticas de intercambiabilidad, donde se requiere la opinión no solo de la autoridad de salud, sino que también, de los productores, médicos, farmacéuticos y los pacientes, a través de sus respectivas entidades representativas”, indicó.

Agregó que esta política debe considerar un plan de educación con respecto a mejorar la percepción de la calidad de los medicamentos. Hoy “más de un 40% de los médicos considera que los bioequivalentes no tienen la misma eficacia y seguridad con respecto al referente” (Fiscalía Nacional Económica. Enero 20230).  Esto nos dice que las campañas de “cambiar por el amarillo” no han sido genérico efectivas. Será necesario reforzar la educación, en términos de qué de qué significa el concepto intercambiable qué reemplazará al concepto de bioequivalente con el fin de un correcto entendimiento de este “nuevo” concepto para los pacientes”, precisó.

Desde otra perspectiva el consultor Fernando Corvalán planteó algunas dudas en torno al impacto que tendrá la Ley de Fármacos II. “Tengo dudas respecto a la intercambiabilidad de medicamentos mientras no haya calidad certificada, una clara definición de moléculas no intercambiables y mientras las plantas de los productos importados, genéricos y similares no sean certificadas”. Agregó que la eliminación de los productos similares puede tener un efecto negativo en el mercado por un posible incremento de precio de los genéricos y que esta ley entrega un mayor poder de decisión a las farmacias respecto al médico.

Por otra parte, Corvalán subrayó que la industria farmacéutica tiene que ser partícipe en la búsqueda de soluciones para mejorar el acceso a medicamentos y “quiero destacar especialmente a la industria nacional que, en medio de esta pandemia, ha sido capaz de administrar y tener el stock a disposición de todos los medicamentos, salvo alguna excepción que ha tenido reemplazo. Lo anterior tanto en el mercado público como el privado. Creo que eso gracias a tener una industria nacional fuerte, potente y profesional”.

Cerrando la ronda de exposiciones habló Francisco Vidangossy y señaló que los pacientes en Chile que necesitan diariamente medicamentos se ven enfrentados a un mercado público y/o privado de fármacos que no satisfacen sus necesidades, principalmente por temas de acceso tanto por precio como por disponibilidad. “Ha sido un trabajo de la Sociedad Civil que se logre ese acceso por Ley (Ley Ricarte Soto, Ley de Cáncer, entre otras), manifestó.

Agregó que “Hoy la Ley de Fármacos I y II buscan mejorar esa accesibilidad, pero sin observar el devenir del paciente, sin enfocarse en su real sufrimiento. Nuestro llamado es a humanizar un modelo que se construye según los designios del «mercado» sin consciencia de que todos tenemos un derecho humano a las terapias que busquen honestamente curar o paliar las enfermedades transmisibles como las no transmisibles”, concluyó.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *